Actualidad Temuco Ya

Aguas servidas de Perquenco provocarían grave afectación ambiental a comunidades Mapuche

En un reciente programa de transmisión online “Txawun Constituyente” del Colectivo Trür Igualdad que tuvo como temática semanal el medio ambiente, se conoció la situación que atraviesa el territorio de comunidades Mapuche en la comuna de Perquenco, Región de la Araucanía, en particular desde la comunidad Llancamil, cuyo dirigente, Eduardo Seguel, denunció que no hay tratamiento a las aguas servidas urbanas que caen desde hace años en el estero del lugar, que hay abandono de la planta y que la contaminación es grave.

El dirigente anunció que se estudian acciones por medio de la abogada mapuche defensora de derechos humanos, Natividad Llanquileo, tendiente a buscar justicia y restauración del territorio afectado que por años ha debido soportar la carga de contaminación ambiental.

El programa online “Txawun Constituyente” del Colectivo Trür Igualdad tuvo como temática semanal “El Medio Ambiente”, con un panel que dio cuenta de diversas situaciones socio ambientales de afectación a la vida de habitantes como: Ventana Puchuncaví, los problemas socio ambientales en tierras Yagán en la zona austral y el caso de daño ambiental en el territorio de comunidades Mapuche en la comuna de Perquenco, Región de la Araucanía, a causa de una planta de aguas servidas, conociéndose más tarde que dicho territorio, además, estuvo afectado por largos años por un vertedero municipal, conocido como uno de los casos regionales de “racismo ambiental”.

Eduardo Seguel, Secretario de la Comunidad Mapuche Llancamil en la comuna de Perquenco, señaló al respecto: “Hemos trabajado en la defensa de nuestro territorio, ante la contaminación que está afectando al estero de Perquenco que justo está en nuestro territorio con otras comunidades vecinas (…) Esta contaminación se produce a través de una planta de aguas servidas ejecutado por una Cooperativa responsable del agua potable, quien además debería tratar las aguas servidas, lo que no está sucediendo. No hay tratamiento, prácticamente hay abandono desde hace bastante tiempo y por ello como directiva nos hemos reunido con autoridades acá en la comuna, también hemos enviado cartas a la Cooperativa y ahora últimamente a través del Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH) de la Región nos hemos hecho parte de la presentación de un recurso de protección”.

El Dirigente agregó: “También con la lamgen abogada Natividad Llanquileo se está pensando en un recurso porque ya son años y años que están contaminando el estero, afectando a la comunidad, afectando a todos los seres vivos, animales, peces y eso”.

Cabe señalar que vecinos de Perquenco han identificado a la entidad responsable como una empresa con fines de lucro que actúa bajo el nombre de fantasía “Cooperativa Aguas Perquenco Ltda.”, cuya facultad de funcionamiento en estas actividades de tipo pública, se estaría evaluando por entidades competentes, ya que existen denuncias de irregularidades e ilegalidades, señalándose que hoy estaría actuando como una Spa, hechos que han sido extendidos al CORE Regional desde mayo del 2020.

Racismo Ambiental

Además de la planta de aguas servidas que afecta a varias comunidades del sector, la Comunidad Mapuche Llancamil ha sido objeto de diversas afectaciones sanitarias y ambientales a causa del funcionamiento de un vertedero comunal desde el año 1995, donde se recibían unas 10 toneladas de basura al mes, caso que fue identificado en el Libro del 2003 “Basurales en Comunidades Mapuche: Un conflicto latente en la Región de la Araucanía”.

En la época se señalaba el caso Llancamil como parte de los casi 20 vertederos situados al interior o de manera aledaña a comunidades Mapuche de la Araucanía, indicándose: “Considerando esta definición (racismo ambiental), la existencia de basurales en comunidades mapuche en la región de La Araucanía, no es una coincidencia ni acción fortuita, por el contrario, forma parte de un comportamiento social e ideológico político que establece una jerarquía al interior de los grupos de poder del Estado y que se ha replicado al conjunto de la sociedad chilena, como práctica colonialista y de asimilación al Pueblo Mapuche y que hoy se traducen en nuevas formas de discriminación, como es este racismo ambiental”.

Casos como los de Llancamil a causa de vertederos y más aún, con Plantas de “tratamiento” de aguas servidas, fueron presentados el año 2007 por la Coordinación de Comunidades Mapuche en Conflicto Socioambiental de la Araucanía ante el Comité de Eliminación de la Discriminación Racial de Naciones Unidas (CERD), como denuncia por Racismo Ambiental, emitiéndose posteriormente una serie de recomendaciones, exhortando al Estado a no escatimar esfuerzos tendientes desarrollar una política específica, conforme a los estándares internacionales, para solucionar los impactos ambientales que afecten a las comunidades.

Cabe señalar que el vertedero inició su plan de cierre el año 2010, según resolución exenta de calificación ambiental 13/2010, sin embargo, se ha persistido con una planta de aguas servidas en el territorio controlada por particulares, pero bajo la responsabilidad de diversas entidades públicas.

Artículos Relacionados

Abogado del padre de Tomás Bravo dijo que hubo participación «una tercera persona adulta» en el crimen

TemucoYA

Una buena: Balance de Navidad dejo cero víctimas fatales

TemucoYA

Teodoro Schmidt ya cuenta con anhelada Oficina de Licencias de Conducir en el Municipio

TemucoYA